Tus recuerdos favoritos, aquellos que por más años que pasen nunca se te olvidan, no están diseminados alegremente por tu cerebro sino que podrían estar guardados todos juntitos en una pequeña porción del mismo, según ha revelado un estudio del Instituto Tecnológico de Massachussets sobre el hipocampo, el “disco duro” del cerebro.

El estudio ha empleado la técnica de la optogenética, una estimulación eléctrica de neuronas genéticamente modificadas que están programadas para iluminarse cuando están activas.

Esto permite a los científicos apuntar con un láser a neuronas individuales o agrupadas para estudiar su comportamiento, en este caso concreto se trataba de comprobar su reacción al expresar un recuerdo específico.

El objeto de estudio fueron ratones de laboratorio a los que se introducía en un laberinto. Se comprobó que al aprender el recorrido por el laberinto entraban en acción unas neuronas concretas iluminados como un árbol de Navidad. Posteriormente se les llevó a nuevos laberintos con recorridos distintos y se les aplicaba una ligera carga eléctrica si erraban el camino cuando se internaban por caminos diferentes a los del primer laberinto.

Así llegamos al tercer laberinto, donde los científicos encontraron que los ratoncillos reaccionaban con gran rapidez al recordar las descargas anteriores y tardaban menos en encontrar el camino correcto. Y efectivamente, las neuronas que se activaban, iluminándose, se concentraban en una pequeña área.

Conociendo esto se puede aplicar del conocimiento adquirido al tratamiento de enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer. Suponemos que sin descargas eléctricas a los pacientes.

 

FUENTE: Gizmodo.es

Leave a Comment

WordPress spam Bloqueado por CleanTalk.